Relación entre la contaminación por micotoxinas y la enteritis necrótica

La contaminación por micotoxinas predispone a la enteritis necrótica

La enteritis necrótica, una infección bacteriana causada por Clostridium perfringens, es una de las enfermedades avícolas más comunes en todo el mundo.

La forma aguda de la enfermedad está asociada a un aumento de la mortalidad (hasta un 1% diario) acompañado de los signos que describimos en este artículo.

En la forma subclínica, el daño a la mucosa intestinal causado por C. perfringens provoca un empeoramiento del crecimiento y de la tasa de conversión alimenticia. La incidencia de la forma subclínica ha aumentado en la última década, sobretodo en los países donde el uso de promotores de crecimiento antibióticos se ha reducido o prohibido.

Clostridium perfringens es una bacteria que está presente de forma natural en el ambiente de la granja, en los alimentos y en el tracto gastrointestinal de animales y humanos sanos. La enfermedad comienza cuando hay una proliferación anormal de la bacteria, especialmente en el intestino delgado. Un ambiente intestinal con una alta concentración de proteínas, así como un sistema inmune digestivo débil y el desequilibrio de la flora intestinal, promueven el crecimiento de Clostridium perfringens.

La contaminación por micotoxinas predispone a la enteritis necrótica

Se ha demostrado que la contaminación por micotoxinas en los alimentos predispone al desarrollo de enteritis necrótica. Hay cuatro posibles mecanismos de acción de la toxicidad por micotoxinas:

1. Las micotoxinas tienen un impacto negativo en la morfología del epitelio intestinal

Se ha probado que el deoxinivalenol y las fumonisinas reducen la longitud del intestino delgado, así como la altura de las vellosidades y la profundidad de las criptas del epitelio intestinal. Dichos cambios reducen la superficie disponible para absorber nutrientes, lo que finalmente resulta en un aumento de las proteínas no absorbidas en el lumen del intestino, promoviendo el crecimiento de Clostridium.

La contaminación por micotoxinas predispone a la enteritis necrótica

2. Las micotoxinas alteran la función de barrera intestinal

El deoxinivalenol, las fumonisinas y la ocratoxina A tienen un efecto tóxico en las células epiteliales intestinales y en las uniones estrechas, lo que altera la función barrera intestinal (en este artículo hablamos sobre la importancia de la barrera intestinal). El epitelio se vuelve más permeable y las proteínas del plasma se vierten hacia la luz del intestino, promoviendo el crecimiento de Clostridium.

La contaminación por micotoxinas predispone a la enteritis necrótica

3. Las micotoxinas deprimen el sistema inmune digestivo 

En las aves de corral, más del 70% de las defensas inmunológicas se localizan en el sistema digestivo, diseminadas en el GALT (tejido linfoide asociado al intestino), las placas de Peyer, los ganglios linfáticos mesentéricos y las amígdalas cecales.

Cuando el sistema inmune digestivo no funciona correctamente, es más fácil que proliferen bacterias patógenas como Clostridium perfringens.

Hay cuatro grupos principales de micotoxinas que afectan el sistema inmune digestivo:

  • Las aflatoxinas y las ocratoxinas disminuyen la producción de anticuerpos (inmunoglobulinas A y M)
  • Las fumonisinas y los tricotecenos reducen la producción de interleucinas e interferón (proteínas que regulan las respuestas inmunes).

La contaminación por micotoxinas predispone a la enteritis necrótica

4. Las micotoxinas alteran la composición de la microbiota digestiva

El efecto de las micotoxinas en la microbiota intestinal aún no ha sido extensamente investigado, pero como las micotoxinas tienen actividad antibacteriana, presumiblemente causan desequilibrios en las poblaciones microbianas intestinales que pueden provocar un crecimiento anormal de patógenos como Clostridium perfringens.

Investigaciones recientes han demostrado que, en las aves de corral:

  • La ingestión continuada de fumonisinas durante dos semanas reduce la diversidad de la microbiota ileal.
  • La exposición a fumonisinas, aflatoxinas y ocratoxinas disminuye el recuento de especies de Lactobacillus.

La contaminación por micotoxinas predispone a la enteritis necrótica

En conclusión

Siempre que haya un brote de enteritis necrótica o la sospecha de infección subclínica por Clostridium perfringens es necesario investigar la contaminación por micotoxinas en el alimento como una de las posibles causas.

Productos de elección

PlusBind© es el secuestrante de micotoxinas de elección para prevenir los efectos negativos de las micotoxinas en el sistema digestivo.

Por otro lado, los productos a base de extractos de plantas con propiedades microbiocidas y prebióticas, como GrowthPlus© y PlusProtect Digestive © , ayudan a restaurar o mantener la salud intestinal, previniendo la proliferación de Clostridium perfringens.

Para más información sobre este tema o sobre cualquiera de nuestros productos, no dude en ponerse en contacto con nosotros través del mail info@plusvet.eu

Somos expertos en la salud digestiva de aves y ganado

Copyright© 2018 PlusVet Animal Health

Picture of Clostridium found here.  Icons found here.

Ciertas declaraciones nutricionales y de propiedades saludables de nuestros productos pueden no ser aplicables en su país.

Posted in: Aves, Micotoxinas, Salud digestiva

Leave a Comment (0) ↓

Leave a Comment